Oaxaca hermosa cuidad profundamente multicultural y pintoresca, patrimonio de la humanidad

Y es así que nuevamente me encuentro sentado frente teclado aprovechando el impulso de mi entusiasmo y con el sabor de mis sensaciones en la punta de mi lengua, con las imágenes revoloteando en mi cabeza, y con esa necesidad de tratar de plasmar en palabras lo que sientes la necesidad de salir y contarle a todos.

Si nuevamente tengo esa sensación de estar extasiado, no se los viajeros lo sentimos pero cuesta tanto describirlo, cuando ves la gente caminando sonriendo, escuchas los sonidos, ves los colores; y ya lo puedes sentir la inmediata conexión con un lugar, una tierra, un pueblo.

 

 

Y fue así como pasó llegue a su plaza principal y vi los niños corriendo, el murmullo de la marimba que a lo lejos me susurraba al oído, esas caras sonrientes y si de nuevo volvió a pasar esa conexión que se siente en la piel y que te causa esa sensación de felicidad instantánea.

Ya sabía que Oaxaca era una profunda cuidad multicultural, pero nunca me imaginé que estuviera su indigenismo tan compenetrado con su verdadero rostro, con su esencia, y es así que no existen dos pueblos sino uno solo donde el mundo indígena y nuestra herencia española estén tranquilos bien amalgamado.

Es es así que resulta una experiencia casi eufórica adentrarte en sus calles sus costumbres, su vida misma y al mismo tiempo percibir esa sensación de felicidad que está tan profundamente arraigado en sus habitantes, que te va contagiando y comienzas a sentirlo desde el día que llegas.

Y luego que te puedo decir, viene la hora de la comida, podría decir casi sin exagerar el lugar donde existe la comida más deliciosa de nuestro continente, pero sería arrogante, indiscutiblemente es una experiencia mística comer en Oaxaca, todo lo que pruebes es delicioso, increíble.

El mole negro, el coloradito, los chapulines, el Chipil, el tejate, los frijoles negros, los tamales, su café, su chocolate en fin todo es delicioso definitivamente es una experiencia aparte, todo es absolutamente delicioso que les puedo decir de sus comidas, el paseo adquiere otra dimensión con la gastronomía de Oaxaca.

Esta ciudad fue fundada por Ahuizotl en el año 1486 dc. sin embargo se encuentra a solo 10 km de la ciudad de Monte Alban y a 40 de la ciudad de Mitla, ciudades principales de las culturas Zapoteca y Mixteca, por lo que este valle esta habitado desde el año 700 ac., declarada patrimonio de la humanidad en el año 1987, tanto, por su arquitectura como por su riqueza cultural y su cercanía con Monte Alban, su nombre significa “Nariz del huaje”, planta que da un chile picante característico de esta zona.

Curiosamente las grandes culturas que crearon estas extraordinarias ciudades prehispánicas siguen presentes hasta el día de hoy en sus descendientes, orgullosamente indigenas y siguen conservando sus tradiciones, incluso elaborando sus artesanías como lo hacían hace ya 500 años.

Las culturas indigenas celebran a partir del 16 de Julio de cada año “La Guelaguetza” palabra que significa colaborar, y es una fiesta que celebra la hermandad indígena, donde las 7 principales culturas Oaxaqueñas hacen despliegue de sus bailes y tradiciones, maravillando a todos, con su belleza y humildad, la belleza de esta celebración tiene fama internacional y maravilla a turistas nacionales y extranjeros, tal vez sea la festividad regional mas famosa de México, que nos es mucho decir.

Una ciudad perfectamente construida con la distribución de un tablero de ajedrez, un centro histórico con portales construidos a inicio del siglo XVI, e iglesias que son autenticas obras de arte, ademas de estar rodeada de historia y cultura por todos lados, esta ciudad es un deleite para el viajero con un sabor único e inolvidable es por eso que te digo:

 

Ven y enamórate de nuevo

 

Suscripcion

Suscripcion

 

https://www.banggood.com/?p=